maduritos

¡A ÉL LE GUSTAN MAYORES!

Dicen que los hombres son como el buen vino, porque mejoran con la edad. Bueno, según un escort gay que dice haberse acostado con cientos de hombres durante 40 años, asegura que los hombres en sus 60s son los mejores en la cama.

Cameron Cox ha sido un trabajador sexual durante los últimos 40 años, y en una entrevista para una revista, habla sobre su vida en el oficio y por qué los abuelos son los mejores en la cama (spoiler: no es porque ya no tengan sus dentaduras y hagan unas buenas chambas orales).

Con tan solo 17 años, Cox era uno de los 60 escorts que trabajaban en The Wall, un área de crucero en King’s Cross, Sydney. Cox dejó su trabajo anterior como recolector de tomates para arrancar algunas frutas más maduras. Pero no pasó mucho tiempo antes de que viviera su mejor vida, alquilando un elegante apartamento en el centro.

“Mi clientela era muy diversa. Que iba desde los jóvenes que habían estado tocando en Oxford Street hasta los hombres de mediana edad con asientos para bebés en sus autos que querían probar el lado más salvaje de la vida”.

Dijo a Daily Mail Australia. Y refiriéndose a los clientes de 60 y 70 años, dice:

“Siempre fueron las mejores personas. Tienen la mayor experiencia. Recuerdo que había un hombre mayor en particular que aparecía y docenas de niños corrían hacia él, esperando ser elegidos”.

“Alguien me dijo que estaba bien dotado, que paga muy bien y que da muchos consejos. Así que tuve una sesión con él y todo resultó ser cierto”.

“Fue fantástico. Me pagaron por tener relaciones y hombres buenos me dieron dinero”.

Continúa señalando que nunca experimentó violencia alguna trabajando como escort:

“Solo en una ocasión me sentí incómodo: fui a la casa de un cliente, pero él había bloqueado la puerta y no quería que me fuera. Pero siguió dándome dinero y acepté quedarme más tiempo. No hubo violencia y dejé a un hombre feliz”.

Cox ahora es CEO de un Programa de Ayuda para los Trabajadores Sexuales, y aunque ha dejado su trabajo como escort, confiesa que de vez en cuando lo practica.

“Es genial ver a un cliente llegar malhumorado después de un día estresante y salir con una gran sonrisa. En cierto modo, lo que hacemos es un tipo de terapia”.

“Siempre quise ser abogado, se suponía que debía ser juez. Pero en cambio me convertí en una puta”.

“No es la elección que los padres quieren que sus hijos hagan. Pero desde que comencé a ayudar a los demás a través de mi organización, mi madre se ha recuperado”.

Cox aspira a quitar el estigma que rodea al trabajo sexual mientras espera combatir su criminalización en otros países.

“No hay necesidad de que este trabajo sea ilegal, no hay razón por la que deba ser controlado por la policía”.

Concluyó. Pueden ver la entrevista completa AQUÍ.

 
DÉJANOS TU COMENTARIO