La era nostálgica de Hollywood nos está dejando cosas buenas y malas. Malas como el abuso de esa nostalgia, porque ahora todo es una precuela/secuela/reboot/remake/spin-off de algún clásico.

Ahora es el turno de Hocus Pocusuna cinta icónica y entrañable que no falla cada año durante Halloween. Es divertida, simpática y un tanto terrorífica, para los más pequeños.

Han pasado 25 años desde el estreno de la primera cinta, y ahora los hechizos de las hermanas Sanderson vuelven con una nueva historia que presenta a una pareja de lesbianas en medio de todo.

El guión está basado en una novela de Hocus Pocus que ha sido lanzado este mismo mes, y cuenta la historia de Max y Allison quienes siguen juntos y tienen una hija de 17 años, Poppy. Aún viviendo en Salem, Massachusetts, Poppy se encuentra ahondando cada vez más en la historia de las hermanas Sanderson y tiene que evitar que arruinen Halloween.

Aunque al inicio a Poppy no le interesa conocer a las hermanas Sanderson, una niña llamada Isabella se interesa por la historia de Salem y el misterio detrás de la vela negra que sus padres han encerrado en su caja fuerte. Poppy e Isabella se conocen un poco más y, pronto, Poppy se enamora de Isabella. El libro se trata tanto de Halloween como de estar enamorado.

El sitio Autostraddle informó que el libro servirá como trama para la secuela que Disney actualmente tiene en producción. Anteriormente se informó que la nueva película de Hocus Pocus sería un completo remake, pero parece que será una historia completamente original.

Si bien ya hemos esperado 25 años para una secuela, esperar solo un poco más de tiempo parece merecer la pena, y más aún, con una historia de amor gay.