love victor

No importa si no has leído el libro Con amor, Simón de Becky Albertalli o si viste la película de 2018 Love, Simon que lo adaptaba para la gran pantalla. Podrás entender y apreciar Love, Victor, la nueva serie de Hulu que se ha estrenado en la plataforma de streaming este 17 de junio y está ambientada en el mundo de Creekwood High School representado en la película. Love, Victor cuenta otra historia de amor adolescente y exploración de orientación sexual.

Victor (Michael Cimino) es el mayor de los tres hijos de los Salazar, una familia de latinos que se muda de Texas a Atlanta a mitad del curso escolar en busca de cambio y oportunidades. El padre (James Martinez) ha encontrado un prometedor trabajo nuevo, la madre (Ana Ortiz) le confiesa a Victor que está agotada de fingir que todo está bien en todo momento, la hermana (Isabella Ferreira) está resentida con sus padres por haberla obligado a mudarse a una ciudad extraña y dejar a su novio en Texas. Y Victor, a punto de cumplir 16 años, simplemente trata de ser el punto de sustento de todos ellos, sin atreverse a explicarles que cree que le gustan los chicos.

El adolescente se pondrá en contacto con un exalumno de Creekwood High School, Simon, que se hizo famoso por su historia de amor con otro estudiante de la escuela. “Maldito seas por tener los padres más perfectos y tolerantes y los amigos más comprensivos. Para algunos de nosotros no es tan fácil”, le escribe Victor a Simon en su primer día en Creekwood High School, sin haber hecho todavía amigos y siendo consciente de que su familia religiosa y más conservadora puede no llegar a aceptar su homosexualidad con la misma apertura que lo hicieron los padres de Simon.

Nick Robinson retoma su papel de Love, Simon prestando su voz a Simon en la serie. Victor y Simon se comunican a base de unos mensajes en los que Simon trata de brindar ayuda y consejería con palabras como: “No estés desesperado por tratar de encajar, no te traiciones a ti mismo o a la gente que te importa” o “A veces es más fácil concentrarse en arreglar a otras personas que a uno mismo”.

Los 10 episodios de la primera temporada de Love, Victor son una buena combinación de sentido del humor, ternura, momentos en los que es imposible no llorar, romance y ansiedad adolescente. Todo ello exponiendo la exploración a la que se enfrenta su protagonista tratando primero de descubrir si realmente es gay (la serie hace hincapié en el hecho de que la sexualidad no sea algo que se pueda definir en términos de blanco o negro, sino toda una gama de posibilidades). Victor experimentará con el amor heterosexual cuando empiece a salir con la muy popular Mia (Rachel Hilson), argumentando que tampoco sabía si le gustaban las hamburguesas veganas Impossible hasta que se atrevió a probar una.

La serie defiende valores como la autoestima, la autenticidad con uno mismo, la valentía personal, la importancia de ser sincero o la confianza en amigos y familia. Uno de los mayores aliados de Victor es de hecho Felix (Anthony Turpel), ejemplo del mejor amigo ideal y alguien con algunas de las reacciones más maduras de toda la serie, además de mostrar harmonía plena con los valores de diversidad, feminismo y tolerancia de 2020. Felix tiene la respuesta adecuada en todo momento y nos gustaría pensar que también podría existir sin la necesidad de guionistas profesionales escribiendo sus diálogos.

Aunque debería haberte hablado ya de Benji (George Sear), un estudiante abiertamente gay de Creekwood High por el que Victor siente más que cierta atracción. No lo culpamos. Benji es el típico cantante de una banda de pop que hace versiones intimistas del “Call Me Maybe” de Carly Rae Jepsen, es capaz de preparar el espresso como nadie y le gustan las citas románticas. Además de tener un pelo envidiable. La química entre Victor y Benji es palpable. Más allá de su representación de una experiencia LGTBQ, Love, Victor se disfruta también simplemente como la típica serie romántica en la que anhelas que los protagonistas acaben juntos.

El único reproche que le hago a Love, Victor es que se esté estrenando en 2020 y no lo hiciera antes. Es innegable el valor educativo de series de este tipo, tanto para jóvenes que están descubriendo su sexualidad, como para amigos de adolescentes LGBTQ o sus familiares. Me hubiera gustado que una serie así hubiera estado en emisión cuando tenía la edad de Victor.

Y ya te he dicho que no hace falta que veas Love, Simon antes de ver Love, Victor. Pero no descarto que decidas echarle un vistazo también a la película al acabar la serie de Hulu. No lo lamentarás.