Christopher Cantwell, un conocido supremacista blanco estadounidense y activista político, ha incitado a sus seguidores a jugar a un juego anti-LGTBI.

Cantwell tiene un podcast llamado Radical Agenda que se volvió viral y se hizo conocido como “Crying Nazi” el año pasado. Publicó un vídeo que se hizo viral en el que sollozaba temiendo ser arrestado después de la concentración en Charlottesville en agosto de 2017. Ha animado a sus seguidores a jugar a este juego que ya no es solo anti-LGTBI sino antihumano, que promueve la violencia y la discriminación.

Pues sí, como lo estás leyendo, flipante… Los jugadores (vestidos de militares) tienen la opción de matar a juerguistas en un club parecido a la discoteca Pulse, el pub gay en Orlando en el que se produjo un tiroteo que se llevó la vida de 50 personas en junio de 2016.

El videojuego se llama Angry Goy IIy en el tráiler se ve cómo un personaje animado apunta a personas LGBTI desnudas ondeando una bandera arcoíris. Además, se puede matar a periodistas, ya que pueden acceder a la ‘Red de noticias falsas’ y acabar con los periodistas que trabajan allí.

En la primera versión del juego, los usuarios tenían que empujar a los judíos a los hornos, pero ésta vez Angry Goy II presenta varios niveles donde los jugadores pueden apuntar a diferentes ‘minorías’.

Cantwell publicó en su perfil de Twitter lo siguiente: “¡Todos los hombres blancos deben cazar y matar sin piedad a todos los transexuales, maricones, niggers, kikes y cucks que puedan, en el nuevo y exitoso juego Angry Goy 2!”.

Además añadía: “¡En lugar de eliminar tus frustraciones en seres humanos reales, puedes combatir a los mestizos y degenerados en tu computadora! ¡Usa pistolas, cuchillos, spray de pimienta y más!”.

Para los que piensan que la comunidad LGTBI no corre ningún riesgo, aquí un ejemplo más del odio y de la homofobia que a día de hoy sigue existiendo en el mundo.