Connor Walsh y Oliver Hampton han esperado mucho tiempo para tener su final feliz juntos; han tenido que lidiar con padres entrometidos, se han enfrentado al VIH, se han perdonado cuando se equivocan, y hasta han sido participes de muchos actos criminales.

Pero el día más feliz de sus vidas por fin llegó. Anoche se llevó a cabo el final de otoño de mi serie favorita How To Get Away With Murder, y estuvo lleno de drama por su puesto, pero también de mucho romanticismo.

En una emotiva escena, estos dos personajes contrajeron matrimonio, con millones de personas observándolos, porque sí, es una boda gay transmitida en televisión abierta, algo que yo no había visto antes y me emociona de sobremanera.

Sin embargo, y como buen final de temporada, la tan esperada boda “Coliver”, por más dulce y romántica que haya sido, fue un poco eclipsada por una muerte devastadora y una revelación que cambiará sus vidas (como si esperara algo menos de esta serie), pero ese, es otro tema.

Aquí abajo les dejo algunas escenas de la boda. Awww, ya me quiero casar, manas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de lorefel tina, lpt (@tinstgrm) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de lorefel tina, lpt (@tinstgrm) el