Anoche comenzó la séptima temporada del exitoso reality de canto La Voz México con su ya célebre etapa de audiciones. Cómo siempre, hubo sorpresas y muchas emociones.

Frente a los coaches se presentaron toda clase de personalidades, desde una “madre rockera”, hasta un cura, pero sin duda una de las participaciones que más emocionó fue la de Morganna Love.

Cantante de ópera soprano, mexicana y mujer trans: la imagen de Morganna brilla desde hace tiempo en el espectáculo, y las personas LGBTI en el país comenzaron a reconocerla, pero su rostro se hizo famoso con el documental mexicano nominado al Ariel Made in Bangkok, filme dedicado a ella y la transición hacia su identidad de género actual.

En el clip previo a su presentación, Morganna no necesitó de etiquetas para hablar de sí misma; sólo narró un poco sobre el proceso que la llevó a ser “una mujer completa”.

Morganna se paró en el escenario interpretando “Carmen suite 2, Habanera” con tal destreza que provocó que los cuatro coaches voltearan su silla y que Natalia Jiménez bloqueara a Maluma para que no pudiera competir para tenerla en su equipo.

La mejor parte llegó cuando los coaches intentaron convencerla de quedarse en su equipo. Cómo siempre, todos prometieron las mejores cosas y presentaron metas ambiciosas, pero fue la participación de  Jiménez la que más llamó la atención pues aprovechó para recordar que “siempre ha sido aliada de la lucha de las personas LGBTI”.

“Quiero decir que la bandera que yo estoy levantando aquí es la de ser humano”.

Dijo la cantante como respuesta y dejando claro un mensaje de rechazo hacia las etiquetas y a favor de la inclusión independiente de la sexualidad.

Finalmente, Morganna eligió formar parte del equipo de la cantante brasileña Anitta quien se mostró feliz por la decisión.