cub sport

En exclusiva para Gay Star News, el cantante de la banda Cub Sport narró lo sucedido entre él y uno de sus compañeros, escribiendo que el grupo lo conforman cuatro personas quienes en un momento decidieron unirse después de un viaje de autoaceptación y amor propio, además, del amor por la música.

Mi nombre es Tim Nelson y soy el cantante/compositor principal del grupo pop Cub Sport. Somos cuatro en la banda; Yo, mi esposo Sam Netterfield, Zoe Davis y Dan Puusaari. Todos nos conocemos desde que estábamos en la escuela y hemos crecido juntos.

Sam, Zoe y yo nos identificamos como queer. Somos abiertos en cuanto nuestra sexualidad y estamos orgullosos de eso, algo que se ha convertido en gran parte de la cultura que rodea a Cub Sport.

Yo crecí en un ambiente bastante religioso. Fui a la iglesia todos los domingos y a una escuela cristiana. Entonces, básicamente, todas las personas con las que tuve contacto tenían las mismas creencias y valores. De pequeño nunca supe que existían personas queer. Cada vez que oía algo sobre alguien que era gay, generalmente lo pintaba con una luz negativa.

Probablemente podrás imaginar lo horrorizado que estaba cuando comencé a darme cuenta de que me atraían los chicos. De hecho, me enamoré bastante de Sam cuando estaba en el grado 11 del colegio. Ese fue el comienzo de una batalla interna.

Quería poder actuar sobre cómo me sentía, pero no quería avergonzarme a mí mismo ni a mi familia. Así que me quedé callado. De hecho, tengo vagos recuerdos de tratar de achantar a personas por sus preferencias sexuales, uniéndome a menudo a la gente homofóbica.

Cuando me gradué de la escuela secundaria, Sam y yo comenzamos a salir todos los días. Ese fue el comienzo de mi primera relación romántica. Fue realmente asombroso. Nunca me había sentido más como ‘yo’. Nos enamoramos rápidamente. Pero cada uno guardó lo que sentíamos para nosotros mismos, de mi parte sentí que perdería a todos y todo en mi vida si lo supieran.

Intentamos romper lo que estaba pasando entre nosotros. Yo tuve la oportunidad de quedarme con una chica por la cual sentía que realmente amaba, pero en realidad era solo una buena amiga. Entonces eso con ella terminó bastante rápido. Fue entonces cuando Sam y yo más bien nos hicimos ‘solo amigos’ durante años.

Durante 2013-2014 estuve escribiendo canciones para nuestro álbum debut. Escribí una canción que me pareció trascendente y me sentí realmente conectado a ella, aunque no admitía por qué. La canción se llama “Come On Mess Me Up”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Cub Sport (@cubsport) el

Tiene una línea que dice “Me enamoré de evitar problemas y ese era el problema”. Básicamente resume dónde estaba mi vida. Siempre evitando todo lo que vi como un problema. Me gusta mi sexualidad y el hecho de que estaba enamorado de Sam.

Luego realicé un viaje de escritura de un mes a Los Ángeles y Londres a mediados de 2015. No podía creer lo mucho que extrañaba a Sam mientras estaba fuera. Realmente comencé a comprender qué tan profunda era nuestra conexión. Fue un poco aterrador. Todavía mantenía todos esos mismos temores de decepcionar a mi familia. Tenía tanta homofobia internalizada que odiaba pensar que yo era un hombre gay y decidí mantenerlo en secreto.

Cuando llegué a casa de ese viaje, estaba escribiendo un montón de canciones, muchas de las cuales terminarían en nuestro segundo álbum BATS. Una de las canciones que escribí durante ese tiempo se llama “Chasin”.

Ni siquiera sé lo que quiero de la vida, lo que estoy persiguiendo

¿Es difícil verme ir?

Porque te extraño cuando me voy

¿Vale la pena sentirse solo por tanto tiempo?

Sam y yo nunca hablaríamos sobre nuestro pasado o nuestro futuro. Simplemente pasábamos todos los días juntos agradecidos de que pudiéramos ser mejores amigos, pero ambos secretamente deseando que fuera mucho más.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Cub Sport (@cubsport) el

Afortunadamente, hubo inspiración fluyendo a través de mí y las canciones que estaba escribiendo porque comenzaron a hacerle saber a Sam cómo me sentía. Incluso si no lo dijera en voz alta con mis propias palabras.

Nuestro álbum debut This Is Our Vice salió a principios de 2016. Recorrimos el Reino Unido y Norteamérica durante mayo y junio de ese año. Sam estaba leyendo un libro llamado A Little Life y vio partes de nuestra historia en los personajes del libro. Fue entonces cuando algo le provocó de una forma urgencia y ardiente dejarme saber que estaba enamorado de mí.

Estuvimos en los Estados Unidos durante todo junio, que es el mes del Orgullo. También fue durante ese tiempo que ocurrió el devastador ataque homofóbico en Orlando. Recuerdo haber leído una publicación de Ed Droste sobre salir y representar a la comunidad queer, fue cuando sentí un llamado para comenzar a ser yo realmente.

Tocamos el show final de esa gira en Vancouver el 30 de junio y pasamos el día siguiente celebrando. En la noche del 1 de julio, Sam dijo algo como “No quiero que esto arruine nuestra amistad, pero estoy enamorado de ti y quiero estar contigo”.

Lloré y le dije que quería lo mismo.

Volamos de regreso a Australia al día siguiente y ambos salimos del clóset con nuestras familias esa misma semana. Se lo tomaron muy bien. Todo se sintió bastante normal en una semana más o menos. Dejamos que las noticias llegaran gradualmente a través de amigos y nuestras redes sociales.

Escribí muchas canciones justo después de que salimos y nos unimos. Muchas de las cuales terminaron completando nuestro segundo álbum BATS que salió en la segunda mitad de 2017. Ese álbum se siente como si representara la autoaceptación y llegando al punto de darme cuenta de que merezco amor y felicidad. Siempre será un álbum tan especial para mí, que marcará un gran cambio en nuestras vidas”.

 
DÉJANOS TU COMENTARIO