Elliot Dougherty

¡QUÉ HISTORIA!

Una mujer de 61 años ayudó a cumplir el sueño de ser padres a una joven pareja cuando dio a luz a su propia nieta esta semana en la clínica médica de la Universidad de Nebraska.

Elliot Dougherty y su pareja Matthew Eledge querían expandir su familia pero jamás pensaron el largo camino que los llevaría a lograr lo que parecía un incansable reto. Y es que cuando estaban buscando a posibles vientres de alquiler no consideraron la madre de Matthew.

“Dije bien si están tomando candidatos, pon mi nombre en el sombrero, me encantaría ser tu portadora gestacional. Les dije me encanta estar embarazada y que pensaba que sería una buena candidata. Por supuesto ellos se rieron porque estarían pensando ‘eres menopáusica’”, recordó Cecile Eledge ante las cámaras del equipo de NBC Nightly News

Pero los doctores estaban de acuerdo: Cecile sería la candidata perfecta a través de la fecundación in vitro (IVF), la técnica que permite fecundar un ovulo fuera del útero de una mujer.

“Miré a mi esposo y dije: bueno, va a ser una aventura, vamos a seguir adelante”, continuó Cecile.

Este lunes, después de nueve largos meses y rodeados por familia, dieron la bienvenida a la pequeña Uma Louise.

“La habitación desapareció y solo estábamos ella y yo, supe en ese momento que todo iba a salir genial porque la amaba tan profundamente, en ese mismo momento”, dijo la abuela.

El parto de Uma fue un asunto familiar en todo sentido. Cecile, madre de Matthew, la llevaría en su vientre, y la hermana de Elliot donaría el ovulo. Y los espermatazoides serían los de Matthew.

“Sabía que era lo que quería hacer. Quería ayudarlos, estaba emocionada por ellos”, dijo Lea Yribe, la hermana de Elliot.

Uma Louise Dougherty-Eledge nació pesando cinco libras y 13 onzas, y según la familia, sabrá como llegó a existir.

“Responderemos a todas las preguntas con sinceridad, vamos a tener que explicarle que algunas personas tienen un padre y una madre o que algunas personas no fueron creadas por su abuela. Pero esto será su normal”, dijo Elliot.

“Fue un acto de creación, realmente imaginativo. Y creo que para mí esto es el origen de una historia de poesía”, destacó Matthew.