Ian McKellen

El actor Ian McKellen dice que el “mayor arrepentimiento” de su vida fue no haberle dicho a sus padres que es gay.

La estrella de la primera trilogía de X-Men no salió del clóset como gay hasta que tenía 48 años de edad y lamenta profundamente no haberle contado a su madre y a su padre sobre su sexualidad.

Dijo: “Es el mayor arrepentimiento de mi vida que no les conté. Mi madre murió cuando yo tenía 12 años y mi padre cuando tenía 24, así que no les hablé de eso a ninguno de ellos”.

El actor de 79 años ha instado a los actores que están preocupados por revelar su sexualidad a hacerlo simplemente porque no ve el punto de “vivir una mentira” por el bien de su carrera.

Agregó: “Lo siento por ellos. Sé que serían más felices si lo hicieran… ¿Qué es tan importante acerca de actuar que vives una mentira? ¿Cómo ser un actor exitoso puede compensar no vivir tu verdad?

Mientras tanto, Ian defendió previamente su decisión de mantener su sexualidad lejos de sus padres, Denis y Margery, aunque cree que hubieran aceptado que era un hombre gay.

Compartió: “Lo que mis padres creían era una visión cristiana del mundo, una visión no conformista del mundo en el que las personas se preocupaban unas de otras, las conocieran o no. Creían que las personas siempre deberían ser tratadas con respeto y simpatía, por lo que creo que si les hubiera contado podría haber sido una sorpresa y un shock para ellos, pero lo habrían aceptado. Eso es lo que me gusta pensar”.