dos padres

Freeda España ha creado un maravilloso video para su sección ‘Crush On’ que está protagonizado por Gabriel, un chico de 18 años adoptado por David y Jesús. El muchacho, de origen ruso, explica lo afortunado que se siente por poder ayudar con su testimonio a la comunidad LGBT y el orgullo que siente por sus padres.

“Soy Gabriel y tengo dos padres”, así de claro y directo arranca. “Se llaman David y Jesús, y bueno, ¿cómo llegaron a mi vida? Sería más cómo llegué yo a su vida, porque después de un proceso de adopción hacia Rusia consiguieron adoptarme y traerme a España con dos años”.

Formar parte de una familia homoparental ha favorecido que en su casa la tolerancia fuera un valor básico. “Me han educado para saber comportarme y respetar a la gente, me han enseñado también a no tener cadenas. Siempre hemos tenido esa confianza para hablar de lo que sea y para preguntarles lo que sea, aunque tenga un poco de vergüenza a veces”.

Sin embargo, Gabriel no encuentra verdaderas diferencias entre la suya y el resto de familias. “Yo estuve estudiando en Irlanda un año, de intercambio. Ahí estuve con una familia ‘tradicional’, como lo quieren llamar, ¿no? Yo es que, sinceramente, la estructura familiar que tenían, la forma de reaccionar, de hablar, de todo… es que era igual que la mía. Por el hecho de ser gay no vas a educar ni mejor ni peor a tu hijo, depende de cómo seas tú, no de tu sexualidad”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Freeda (@freeda_es)

Si alguien tiene curiosidad sobre qué se siente al no tener madre, él lo tiene claro: “Lo que siempre digo es que se ven calzoncillos y no bragas, pero es que es lo único”. Y también tiene una respuesta para los que tratan de ofender. “Ante el típico comentario de ‘tienes dos padres maricones, eres gay’, simplemente me río y, al reírme yo y al normalizarlo tanto, la otra persona se queda a lo mejor avergonzada porque dice ‘joe, si yo lo decía en serio, ¿por qué se está riendo?’, ¿sabes?”.

Evidentemente, Gabriel también se ha sentido libre para poder decidir sobre su sexualidad y sus gustos, sobre si quería probar una cosa o vestir de cierta manera “Siempre tienes las dudas personales de ‘¿me gustará, no me gustará?’, lo pruebas y te das cuenta. Si hubiese seguido más por ese camino, es decir, con chicos, me hubiese dado igual, o sea, el estereotipo, dices “pues sí, ya está, cumplo un estereotipo pero de pura casualidad, vamos”.

Sus padres son activistas, crearon la asociación de familias LGBT+ Galehi, y él sigue sus pasos para poder ayudar a las nuevas generaciones, está encantado de dar visibilidad y normalidad para poder transformar la sociedad. Tú no sabes lo que mola llegar a decirle a alguien ‘pues sí, tengo dos padres’, encima que te pregunten y de verdad sientan admiración o que de verdad les interesa, pues mola mucho”.

Y es que, ante todo, Gabriel está orgulloso de sus padres. “Si ellos no me hubieran adoptado sí que hubiese tenido una vida totalmente distinta, y por eso voy a estar siempre agradecido. Porque de tener una vida ‘A’ he tenido la vida ‘B’, que es la mejor, el mejor destino que he podido tener. Me gusta mucho la forma en la que me han educado, cómo me hablan… Que se sientan orgullosos de lo que han hecho, de su creación”.