milo johanson

Hoy, en la nota homofóbica del día…

A nadie le gusta ir al médico, especialmente para los exámenes de próstata, pero no lo reprochamos a los propios médicos. Pero un hombre de 56 años del Sunshine State en Florida no le gustó cómo terminó su cita con un médico y le disparó con un arma.

El nombre del paciente es Milo Johanson y es vendedor de autos en Jacksonville. Su médico, el Dr. Smith, le ocasionó un orgasmo durante un examen de próstata.

Aparentemente, esto no es inusual. “La próstata es como el punto G masculino y transporta el semen, es muy sensible, por lo que cuando se toca y masajea se obtiene un orgasmo sin casi ningún esfuerzo”, explicó el Dr. Smith.

Sin embargo, se dice que Johanson es profundamente homofóbico, por lo que perdió la razón cuando accidentalmente sufrió un orgasmo durante el examen.

“Entiendo que Milo se sorprendió por lo que le sucedió, un orgasmo significó que algo sexual había ocurrido entre nosotros y se volvió muy agresivo”, dijo el Dr. Smith.

Johanson ordenó al médico que se disculpara y dijera “no homo”, una frase con la que el médico no estaba familiarizado. Trató de calmar a Johanson, pero el homófobo sacó su arma y le disparó al Dr. Smith dos veces en el pecho a quemarropa.

Afortunadamente el médico se ha recuperado por completo, pero desde entonces, Johanson se encuentra escondido y su familia no lo ha vuelto a ver.

Su novia confesó que Milo le llamó y lo último que le dijo fue “hasta la vista”. La chica es quien confirmó que Milo es homofóbico y que “odia a los homosexuales”, pero que nunca imaginó que llegaría tan lejos.

Mientras que el asistente de Milo también ofreció una declaración, afirmando que Johanson “es extremadamente homofóbico”, y que en una ocasión le confesó que “si un homosexual lo tocaba, no vería el amanecer”.

La homofobia en su máxima expresión. Lo que debería haber hecho en lugar de dispararle al médico es irse a casa y mostrarle a su novia cómo hacer su nuevo movimiento favorito.