Kenneth Felts

¡Nunca es demasiado tarde!

Kenneth Felts había estado viviendo una doble vida. Estaba Ken, el padre divorciado heterosexual cisgender y veterano de la Segunda Guerra Mundial que llevó una vida tranquila y sencilla en Colorado. Luego estaba Larry, el hombre gay escondido profundamente dentro de sí mismo que tenía demasiado miedo de salir del armario. Felts tenía la intención de llevar ese secreto a la tumba, pero cambió de opinión al escribir sus memorias y desde entonces ha estado orgulloso del arco iris.

“He estado en el armario toda mi vida, en el fondo del armario, detrás de filas y filas de ropa. Regresé allí”, dijo Felts a The Know. “Al abrir esa puerta, tuve un gran temor sobre lo que diría la gente. Estaba muy preocupado porque necesitaba personas y no podía soportar la idea de perderlas solo porque finalmente decidí ser quien realmente era”.

Felts no necesitaba preocuparse. Primero se lo contó a su hija, Rebecca Mayes, pero de manera indirecta. La conversación fue irónica, por decir lo menos, ya que Mayes le había revelado a Felts que era lesbiana 20 años antes. Felts mencionó casualmente que el único arrepentimiento en su vida fue haber dejado a un hombre llamado Phillip en la década de 1950. Los dos se conocieron y se enamoraron en California, pero Felts había terminado la relación porque sentía que la vida como un hombre heterosexual sería mucho más fácil que la vida como un hombre gay en ese momento.

“Salir del clóset en los años 50, 60 y 70 fue horrible”, dijo Felts a The Know. “Esa fue parte de la razón por la que nunca consideré salir. No había comunidad gay, realmente no había organizaciones gay ni nada. Las personas que salieron salieron solas, sin apoyo. Y supongo que no tuve el coraje de enfrentar a la sociedad en ese momento, así que seguí adelante y lo enterré”.

Después de confesarle su secreto a su hija, Felts pensó que también era un buen momento para compartir la verdad con sus amigos. Explicó a través de correos electrónicos y redes sociales cómo siempre sintió que había dos personalidades coexistiendo dentro de él: Ken era el hombre cis heterosexual, y Larry era el hombre gay escondido en el armario. Por fin, sin embargo, Ken (y Larry) están orgullosos en estos días.

Por su parte, Mayes cree que su padre es un modelo de coraje, ya que ahora vive y está orgulloso de usar camisas y sudaderas con capucha del arco iris, y ondear banderas del arco iris alrededor de su casa.

“Es tan valiente y ni siquiera se da cuenta de que lo es, pero es extraordinario”, dijo Mayes a The Know.

Nos encantan los finales felices, si en estos tiempos a veces llega a ser difícil ser gay, no m imagino en esos tiempos, por eso es importante continuar con la lucha y ayudar a que cada día más gente se sienta cómoda con su sexualidad.