daniel rowling

¡Eso mamonaaaa!

J.K. Rowling es posiblemente la escritora más famosa del mundo, y como tal, cuenta con un ingente número de seguidores en las redes sociales, algo que va de la mano del riesgo de que cada palabra posteada pueda provocar un terremoto virtual. Y la responsable del universo mágico de Harry Potter se ha visto envuelta en los últimos días en una controversia importante desatada a partir de varios tuits que han sido tachados de transfóbicos.

La escritora, que no es la primera vez que se encuentra en el ojo del huracán por este asunto, compartió en Twitter un artículo en el que se utilizaba la expresión “personas que menstrúan”, y adjuntó el siguiente comentario.

“Estoy segura de que solía haber una palabra para esas personas. Alguien que me ayude. Wumben? Wimpund? Woomud?” (En inglés, el término “mujeres” se dice “women”). Pocas horas después de esta publicación, sus palabras habían incendiado Internet y las reacciones coléricas ante lo que muchos han interpretado como una discriminación a las personas transgénero corrieron como la pólvora por la red.

La escritora matizó luego su postura y trató de defender su comentario aludiendo a la “realidad del sexo”. “Conozco y amo a las personas trans”, aseguró, “pero borrar el concepto de sexo elimina la capacidad de muchas personas de analizar sus vidas de manera significativa. No es odio, es decir la verdad”. Lejos de calmar la tempestad, este apunte solo sirvió para avivarla más, y hoy, para complicar más la situación, ha intervenido en la polémica un nuevo e inesperado agente.

Y es que Daniel Radcliffe, el actor que interpretó al personaje de Harry Potter en todas las adaptaciones cinematográficas de la saga mágica, ha contestado a las declaraciones de Rowling con una carta publicada en The Trevor Project (organización sin ánimo de lucro dedicada a la intervención en crisis y prevención del suicidio en personas LGTBIQ y en la que deja bastante patente su desacuerdo con la autora.

“Me doy cuenta de que parte de la prensa calificará esto como una pelea entre J.K. Rowling y yo, pero realmente, no es de lo que va esto”, comenzaba el actor su escrito, remarcando desde el principio su consciencia del impacto mediático que va a traer a colación su participación en el asunto. “Me siento obligado a decir algo en este momento”, continuaba Radcliffe, después de reconocer su deuda con la escritora por ser “la responsable” del curso de su vida.

“Las mujeres transgénero son mujeres. Cualquier declaración en contra erosiona la identidad y la dignidad de las personas transgénero y atenta contra todos los consejos proporcionados por las asociaciones de salud que conocen el tema más de lo que podemos conocerlo Jo (la autora) o yo”, explicó el actor, que un poco más adelante, insistió en la necesidad de “hacer más para apoyar a las personas transgénero y no binarias, para no invalidar sus identidades ni provocarles más daño”.

En el párrafo final de su carta, además, Radcliffe se dirige directamente al fandom de ‘Harry Potter’. “A aquellos que ahora sientan que su experiencia con los libros ha quedado empañada o disminuida, siento profundamente el dolor que estos comentarios les han causado”.

El británico apunta a continuación que, pese a ello, espera que los fans de las historias de Rowling no renuncien totalmente a aquello que consideren válido o preciado de ellas. De momento, la autora no se ha pronunciado sobre la carta del actor.