agresión homófoba

Desgraciadamente, son muchos los ataques y las agresiones homófobas que se han producido este verano 2021. La última ha tenido lugar en la ciudad de Lleida, España, en la terraza de un bar, a un joven que había salido en defensa de una pareja gay que estaba siendo insultada por la mesera y que terminó arrojándoles una jarra de agua hirviendo. Los clientes han asegurado que ya se habían producido antes numerosos ataques homófobos en este establecimiento por parte de los trabajadores.

Los hechos ocurrieron cuando el joven paseaba cerca de la terraza del bar y presenció los insultos de la mesera hacia la pareja gay. Ella les recriminaba que no quería a “gente así” en su terraza, y el joven no dudó en interceder entre ambos ya que cada vez subían más el tono de la discusión. Ante los insultos, el joven le lanzó unas aceitunas de la barra y, al volverse, la camarera le arrojó una jarra de agua hirviendo que le ha provocado numerosas quemaduras en el cuerpo.

La víctima ha presentado denuncia en la comisaría de los Mossos d’Esquadra, acompañada del parte de lesiones que detalla heridas eritematosas en la zona abdominal y en el pie derecho. Sus declaraciones han sido apoyadas por los vecinos y algunos clientes del bar que confirman el comportamiento de la mesera y que aseguran que no es el primer ataque homófobo que ocurre allí.

“No es la primera vez que hay problemas de este tipo en el bar. Hace unas semanas, la misma mesera salió gritando a la calle a una pareja de chicas que pasaba delante del bar y les dijo que se fueran de allí, que no quería gente así en su local”, ha explicado un vecino de la zona.

En la última semana, Lleida ha vivido dos agresiones contra el colectivo LGBT, y el presidente de la asociación Color de Ponent, Héctor González, ha afirmado que son “ataques continuos”. Según los datos de Joan Ignasi Elena, consejero del Interior de Cataluña, cuatro de cada diez agresiones tienen un trasfondo homófobo, y confirma el incremento que se ha producido en 2021, ya que han recogido 160 incidencias por LGBTfobia en lo que va de año (40 más que en 2020).

Sin lugar a dudas, un problema social que necesita ser reforzado por la ley para asegurar la protección de toda la comunidad ante esta oleada de agresiones.

“Mucha gente contacta con nosotros buscando una solución porque en su casa le han pedido que se vaya debido a su condición sexual o porque en su trabajo no le quieren tratar por el género con el que se sienten identificados”, ha recalcado González.